Algunos pueden llamarle a ésto “Suerte”, otros que es el destino y otros dirán “Gracias a Dios”, el asunto es que hay momentos en los que aparentemente todo terminó pero no fue así…